Nuestra Caridad tiene que atravesar los mares (Santa Emilia) (Feria Misionera 2014)

23/04/2014

Este artículo fue publicado originalmente en nuestra revista con una versión resumida por cuestiones de espacio, aquí podéis leer la versión completa del mismo:

Bolivia es para mí, una palabra cargada de recuerdos, experiencias y vivencias profundas llenas de vida… Así te llevo conmigo diariamente y en momentos puntuales vuelves a mi corazón con fuerza e ilusión… GRACIAS.

Sí, los años que viví allí, fueron enriquecedores y de crecimiento en mi vida personal y como religiosa. Pude comprobar la sencillez, la acogida, la gratuidad el compartir, la paciencia y la colaboración. Con muy poco me sentía feliz, dichosa y pude compartir con ellos lo que soy y lo que tengo, dando gracias por todo lo que a mi vez recibía de ellos.

En Córdoba lo he vivido de otra manera. Mis vivencias y recuerdos de aquellos años. En la clase, en los grupos, hablando, animando, poniendo ilusión y creatividad en las distintas actividades realizadas en la vida cotidiana del colegio.

En la clase desde el comienzo de curso ilusionaba a los niños en la oración compartiendo alguna experiencia que recordaba y ellos me preguntaban.

En el “despertar” de cada día con los ejercicios de psicomotricidad ya los iba preparando para vivir el momento de la feria misionera. y la verdad que era para los niños motivador, distendido y lleno de creatividad.

Así, trabajando la lateralidad con distintos objetos, tan necesaria para el momento lector y escritura, resultaba luego todo más fácil para el ensayo de las danzas típicas, bailes, entradas y salidas. ¡La feria estaba comenzando!

Los padres, se implicaban en aquello que yo les insinuaba y ellos en ocasiones lo mejoraban aportando su granito de arena.

En los ensayos generales siempre había algo o algún niño que nos faltaba. Pero el día de la fiesta todo perfecto. ¡Qué paciencia los padres que ponían la música!

Además de las actuaciones de clase, se colaboraba con lotes para la tómbola, pastelería y bar. Las familias se brindaban con ilusión a colaborar, se animaban unas a otras.

Llega la fiesta, idas y venidas la anuncian. Todos a una preparando los últimos detalles para que todo resulte vistoso, acogedor, alegre. ¡Cuánta alegría! Colaboración y participación por parte de profesores, alumnos/as, antiguas alumnas, padres, abuelos, amigos y vecinos recordando momentos vividos, reencuentros con personas queridas…

Siempre con un ambiente de gran “Convivencia”.

Así se pasan los dos días de fiesta, dando cada cual en los distintos espacios, lo mejor de cada uno: GRACIAS A TODOS.

Animo, lo que se ve se aprende y el buen ejemplo nunca está de más. Animaos para la siembra, sin olvidar que incluye preparar la tierra. Bolivia nos espera. Comparte tu alegría y presencia, trae amigos y vivamos días de fiesta para seguir haciendo posible el proyecto del Hogar Nazaret de Vinto. No escatimes ante las necesidades que se te presenten, hay otros que nos necesitan.

VEN, VIVE la “ALEGRÍA” de la “FERIA MISIONERA DE TU COLEGIO.”. GRACIAS.

Josefina Castro RSF

Anuncios

Cercanía (pero con respeto)

23/04/2014

Nuestra sociedad ha ido evolucionando a una velocidad vertiginosa en las últimas décadas. Y no sólo en el ámbito tecnológico, sino también en el ámbito de las relaciones humanas.

Las reglas que marcan las relaciones entre los distintos estamentos sociales, se han ido flexibilizando, relajando…e incluso, desapareciendo en algunos momentos.

La estructura piramidal en la que se plasmaba la organización de la sociedad, se ha ido achatando, encogiendo, hasta formar estructuras casi completamente planas.

Ha ocurrido en nuestra sociedad en muchos entornos: familiar, empresarial, ….., y por supuesto, escolar.

Este nuevo marco de relaciones personales es más fácil de asimilar entre personas adultas ya desarrolladas (formadas), que en jóvenes en “vías de desarrollo”.

La proximidad entre abuel@s y niet@s, padres, madres e hij@s, instituciones y ciudadan@s, etc…tiene su proyección entre profesor@s y alumn@s.

¿Este suceso es positivo o negativo? Según las circunstancias, pero lo que es seguro, es inevitable. No se puede aislar el ámbito escolar del resto de la sociedad.

Y como inevitables que es, se deben poner los medios para que esa cercanía, esa proximidad, no se convierta en menoscabo del respeto.

Desde la propia familia, como madres y padres de nuestr@s hij@s, pongamos el esfuerzo en inculcarles cuál debe ser su comportamiento adecuado en cada situación. Cuál es su papel a representar en la jerarquía escolar, al igual que debe de tenerlo en la familiar.

Desde la propia escuela, colegio o instituto, los profesores, directores, tutores, monitores, personal de apoyo, etc… deben dejar claro las reglas de juego dentro del aula desde el primer momento.

Y desde luego, difícil tarea tienen, si desde la propia familia no se apoya y se trabaja en el mismo sentido y dirección.

Ánimo profesores, en esta lucha diaria.

Cercanía….sí, pero con respeto.

ADRIANA SÁNCHEZ

Miembro de la Junta Directiva de la AMPA Santa Emilia


Apoyo al Hogar Santa Emilia de Vinto (Bolivia) (Feria Misionera 2014)

23/04/2014

Este artículo fue publicado originalmente en nuestra revista con una versión resumida por cuestiones de espacio, aquí podéis leer la versión completa del mismo:

 

Desde 1986 que pisé por primera vez las tierras bolivianas mi corazón se quedó enganchado a sus gentes, a su cultura, a sus paisajes, a su riqueza y a sus necesidades.

Cuando volvía, cada tres años aproximadamente, en virtud de la misión que me había sido encomendada, el apego aumentaba. Comprobaba cómo las Hijas de Santa Emilia se desvivían por insertarse en esta tierra haciendo germinar tantas potencialidades escondidas en los niños y jóvenes a través de la enseñanza.

El alma se me partía cuando en el trayecto, en tren, desde Santa Cruz de la Sierra a Roboré y El Carmen o en las paradas que la flota(autobús) hacía en el recorrido de Santa Cruz a Cochabamba-Vinto o también de Santa Cruz a San Matías, eran los niños o niñas de cuatro, cinco…..hasta siete diez años que salían para aliviarte la sed o llenar el hueco del estómago, pregonando: “café caliente”, “refresco frío” “chicha” “presa de gallina”, ”majadito, majadito”(guiso de arroz muy rico); sí, eran los hijos o los entenados (huérfanos acogidos en una familia) pequeños, obligados a llevar algún “peso” a su casa. Los hermanos mayores se desentendían. Esta cadena se repetía…Era la ley familiar del más fuerte.

La rebeldía se instauraba en mi corazón al conocer otro tipo de violencia: en las cárceles los niños vivían con sus padres prisioneros condenados por algún delito cometido…Madres que abandonaban a sus recién nacidos…. Que caían en manos de quien fuera, haciendo de ellos muchas veces futuros delincuentes… Este era el entorno en el que las hijas de Santa Emilia nos movíamos…

Una y otra vez reflexionábamos sobre cómo paliar esta situación, hasta que, por fin el proyecto de un Hogar pareció la más indicado. Sería una gota en medio del Océano. No decaímos en nuestro empeño.

Un Hogar que acogiera a los más abandonados (ellos y ellas) en un local precario en sus materialidad; bien pertrechado de desvelos, de amor, por parte de las responsables, fue el primero.

Más tarde hubo que construir un segundo Hogar cuya estructura material y educativa estuviera ajustada al objetivo educativo que perseguíamos.

Uno en Cochabamba, otro en Vinto. En los dos se preparaba a partir de la niñez y adolescencia, a jóvenes con fuerte personalidad, labrada en valores humano-cristianos, que fueran capaces de edificar una Bolivia, grande y Libre.

Allí, el Colegio cordobés de las Francesas: alumnado, profesores, AMPA, amigos, rebosantes de entusiasmo en la Feria Misionera, estuvo presente desde los inicios.

Toda la contribución era poca para alcanzar un fin tan noble. Gracias a vuestra desinteresada colaboración, año tras año, el proyecto de los hogares vió la luz del día…

Pero el paso del tiempo, la evolución de los acontecimientos, nos llevaron a comprender que el centro de Cochabamba había que cerrarlo….

El hogar de Vinto sigue adelante. Las exigencias a nivel material, intelectual y ético, son cada vez mayores. No podemos dejar plantado a mitad del camino, el proyecto que Santa Emilia nos inspiró para hacer de una infancia y adolescencia desvalida, los hombres y mujeres del mañana boliviano.

¡Ánimo Cordobeses/Cordobesas! No os dejéis vencer en generosidad. La creatividad en medio de la Crisis, agudizará vuestro ingenio.

Os lo dice una persona que conoce y ama esa realidad y os conoce y os quiere a vosotros desde el año 1969 que puso los pies en esta tierra cordobesa.

Os abrazo a todos.

Sor María Magdalena León RSF

 


No ha cambiado nada de lo importante (Feria Misionera 2014)

23/04/2014

Se acerca nuestra Feria Misionera. Hace ya algo más de un año que dejé de ser el Dire de “los mayores” y cuando se acerca un acontecimiento tan importante para la vida de nuestra casa la gente me pregunta cómo ha cambiado mi tarea en el Cole. Yo contesto que en mi relación con la obra de Sta. Emilia, sustancialmente, nada.

Es cierto que manejo mucha menos información sobre la vida del Centro, que no participo directamente en la selección de los ejes de nuestro Proyecto anual ni en la gestión de máxima responsabilidad de los mismos,… Eso lo hacen otras personas y muy bien, por cierto. Pero en las cosas más importantes de nuestras vidas siempre participa el corazón y el mío jamás ha sentido a mi cole más propio que ahora. Lo quiero desde hace cuarenta años, pero el de estos tiempos es, si cabe, un cariño más disfrutado. Se podría comparar, y hablo con conocimiento de causa, con el de ser abuelo en lugar de padre.

Desde el mismo día que acabó la última Feria estoy empeñado en que haya suficientes regalos para la tómbola; me implicaré en su montaje y en su desarrollo como siempre. Con otro papel, sí, pero con la misma intensidad. Me sumaré a la explosión de solidaridad y convivencia que supone este fin de semana, para que mi granito de arena ayude a lograr el Proyecto que atendemos este año. No hay un cambio en el fin, que sigue siendo ayudar a los jóvenes a encontrar a Dios y la solidaridad es un buen camino para hacerlo. Solo ha cambiado la perspectiva desde la que lo intento. Sigamos esforzándonos todos en hacer de este lugar Casa, Escuela, Parroquia y Patio. La Feria es una buena ocasión para ello.

Antonio Giménez


Juntos sí podemos (Feria Misionera 2014)

23/04/2014

La feria misionera del colegio, en el mes de abril, es un tiempo de trabajo conjunto de todos los miembros de la Comunidad Educativa, en favor de nuestros hermanos de Bolivia. En estos días, y más en los previos, se aúnan esfuerzos, se realizan preparativos, se colabora de diversas formas: ensayos, bailes, tómbola, bar, pastelería etc.

Todos en el colegio ponemos lo mejor de nosotros mismos para que resulten días de fiesta, de encuentro, de diversión que van a tener la enorme recompensa de concienciarnos de una manera especial de la importancia de que “JUNTOS SÍ PODEMOS”. Podemos ser ayuda inestimable para esos hermanos nuestros que en distintos lugares del mundo sufren las privaciones de las cosas elementales, que nosotros no sabemos valorar porque no nos cuesta trabajo obtener.

Con el lema de este año “COLABORAR ES DECIR: TÚ ME IMPORTAS” seguimos ayudando a la misión que las religiosas de la Sagrada Familia comenzaron en el hogar de Vinto.

En él viven actualmente con las hermanas un grupo de niñas que no tienen nada ni a nadie. Junto a ellas crecen felices, reciben cariño, cuidados, educación, todo cuanto necesitan para crecer como personas y poder tener un futuro.

Desde Pastoral, os animamos a todos a participar activamente y a poner nuestro granito de “ayuda” para que consigamos el colegio solidario que todos queremos.

Por el Equipo de Pastoral

 


IV Concurso de Peroles AMPA Santa Emilia (Feria Misionera 2014)

22/04/2014

De la misma manera que el año pasado, hacemos coincidir el arranque de nuestra Feria Misionera con la celebración de la cuarta edición de nuestro Concurso de Peroles, hoy se ha distribuido entre todas las familias del colegio la información genérica sobre la convocatoria, que podéis consultar aquí. En nuestro tablón de anuncios podéis consultar las bases del concurso, aunque también podéis descargarlas pinchando aquí.

Os animamos a participar y a aprovechar esta magnífica oportunidad para dar arranque a nuestro fin de semana más intenso, animaos, organizaos, participad.

Y si os queréis animar y echar una mano podéis contactar con nosotros enviándonos un correo electrónico y nos pondremos en contacto con vosotros para organizarnos.

Por último, y siguiendo con la entrada de ayer, os trascribimos el artículo que nuestro presidente ha escrito con motivo de la edición de nuestra revista de la feria.

NO NOS GUSTA PEDIR, NOS GUSTA COLABORAR

Hace algunos días tuve oportunidad de compartir una de las reuniones de seguimiento tutorial que se han convocado a petición de buena parte de las familias de nuestro colegio. En la citada reunión se volvió a insistir a toda la comunidad educativa sobre la importancia de aportar nuestros granos de arena para que la obra educativa de nuestro colegio sea cada día más grande y mejor.

A nadie le gusta pedir, y en ocasiones pareciera que convocamos reuniones para hacerlo exclusivamente; lo que nos gusta realmente es colaborar, sentirnos partícipes de una comunidad, aportar nuestro esfuerzo para que la obra de Santa Emilia se haga presente en muchos jóvenes corazones; por eso nos desespera percibir ciertas cotas de insensibilidad.

No podemos estar inalterables ante los testimonios que nos hacen llegar nuestras Hermanas de la Sagrada Familia desde Bolivia, tenemos que sentir como nuestros a cada uno de los pequeños que pueblan las estancias del Hogar de Santa Emilia en Vinto, y hacer todo lo posible para que sepan que sí, que nos importan, que nos movemos por ellos, que estamos dispuestos a aportar nuestro tiempo, y también parte de nuestro dinero, porque ese dinero dará su fruto y servirá para continuar la labor que Santa Emilia nos encargó: EDUCAR DESDE EL AMOR.

A ti que lees estas líneas te pido que lo medites, y que no desaproveches esta inmejorable oportunidad: colaborar disfrutando de un evento sin igual, nuestra Feria Misionera, única, irrepetible, solidaria y, sin duda, el mejor ejemplo para cada uno de los pequeñajos y no tan pequeños que cada día dejamos en la puerta de la Plaza de Aguayos.

¡Nos vemos en la Feria!

Francisco Javier Lorente

Presidente de la AMPA Santa Emilia


Colaborar es decir: Tú me importas (Feria Misionera 2014)

21/04/2014

Ya está aquí el fin de semana más intenso del año, en primer lugar os deseamos una muy FELIZ PASCUA DE RESURRECCIÓN, y aprovechando que estamos inundados por la alegría de la Redención que mejor que celebrarla con un fin solidario. Esta semana os vamos a enviar mucha información sobre nuestra feria, ya tenéis disponible el programa en la pestaña de la feria y desde aquí os vamos a ir trasladando algunos de los artículos que podréis leer en la revista de la feria.

Abrimos hoy con el artículo escrito por nuestro Director Titular, Juan Calleja.

Con este lema queremos pedir la colaboración de toda la Comunidad Educativa de nuestro Colegio con la Feria Misionera de este año, que tiene como fin apoyar económicamente al HOGAR SANTA EMILIA de Vinto, en el departamento de Cochabamba de Bolivia. Este Hogar es una de las misiones que en ese querido país atienden nuestras Religiosas, y que se inició, precisamente, gracias a la ayuda de nuestro Colegio hace ya casi 14 años y con el que hemos colaborado en varias ocasiones hasta su consolidación.

Las responsables de este Centro, dos religiosas bolivianas, las Hermanas Candelaria y Patricia, nos han solicitado nuestro apoyo económico para poder continuar la hermosa labor que están llevando a cabo con niñas y adolescentes en situaciones muy precarias y que nos concretan con sus propias palabras:

El Hogar abre sus puertas para proporcionar a las niñas y adolescentes que lo conforman, un hogar donde encuentran un ambiente familiar, promoviendo:

  1. Su desarrollo integral en las diferentes áreas (educativa, social, psicológica, humana), que les favorezca su crecimiento armónico y satisfaga sus necesidades básicas.
  2. Una educación integral en valores para la vida que les ayude a su integración social.”

Por desgracia, las circunstancias sociales y económicas del entorno han ido provocando una serie de necesidades que están haciendo difícil el sostenimiento en condiciones dignas de este HOGAR. Las religiosas nos describen algunas: “… la falta de recursos económicos, maltratos físicos y psicológicos hacia las niñas y adolescentes, la migración interna…, están provocando la desintegración familiar y aumentando los riesgos de caer en la delincuencia y el consumo de drogas de niñas y adolescentes abandonadas.”

Para poder seguir atendiendo debidamente a estas crecientes necesidades, nos solicitan el apoyo económico que les permita conseguir los recursos humanos y materiales que les hacen falta. Ellas lo expresan de la siguiente manera: “Creemos que, después de todo este tiempo de trabajo y de haber realizado un largo camino, no podemos quedarnos estancados por falta de recursos humanos y materiales. Se necesita, por un lado, la ayuda de una persona experta que se encargue de conseguir para el Hogar medios materiales y económicos de instituciones públicas y privadas, mediante elaboración de proyectos y firmas de convenios de cooperación con dichas instituciones. Y, por otro lado, necesitamos mejorar las condiciones materiales que se necesitan para llevar a cabo el trabajo de las diferentes áreas del Hogar en sus tres aspectos básicos: alimentación, apoyo psicológico y salud, para las niñas y adolescentes del Hogar Santa Emilia.”

Un testimonio de una de estas niñas –hoy ya una joven mujer- que fue acogida en el Hogar, creo que es la mejor manera de darnos cuenta de su importancia y necesidad. Se trata de fragmentos de una carta escrita por Morelia Coque Vargas, que entró a los 8 años en el Hogar Santa Emilia:

Para mí el hogar significó mi casa, donde recibí cariño, educación y muchas cosas más. Gracias al Hogar tuve un techo y el alimento necesario para conservar mi salud.”

Gracias al Hogar y a las Hermanas, ahora soy una chica que salió bachiller del colegio y seguiré mi camino con los valores que ellas me enseñaron.”

El Hogar fue para mí mi familia”

Mi agradecimiento a todo, pero de modo especial al cariño que me brindaron y a la paciencia que tuvieron conmigo las Hermanas en todo momento”

Después de tantos años de apoyo a este HOGAR SANTA EMILIA desde su comienzo, no podemos dejar que esta hermosa tarea que desarrollan las Religiosas de la Sagrada Familia en Vinto se paralice. Tengo la máxima confianza en que nuestra Comunidad Educativa sabrá responder, como siempre, a las demandas de los más necesitados, siguiendo el ejemplo de Santa Emilia de Rodat.

Las niñas y jóvenes bolivianas acogidas en el Hogar Santa Emilia tienen que sentir de nuestra parte lo que se indica en el lema de este año: “TÚ ME IMPORTAS”. No las defraudemos. Como todos los años, os invito a colaborar y a disfrutar de nuestra Feria Misionera. Os espero. Muchas gracias.

Juan Calleja Melero

Director Titular


A %d blogueros les gusta esto: